Manifiesto

01 Vinos con alma, personalidad y origen. Un origen que está por encima de todo. 02 El vino es para beber y disfrutar. La magia del vino reside en su capacidad de darnos placer sensorial y gastronómico. No es un bien especulativo, ni místico. 03 La perfección en el vino no radica en la completa ausencia de defectos. 04 Un vino nace en la viña, en la bodega y en el saber hacer. El vinicultor, a diferencia del viticultor, pondera este equilibrio. 05 No son vinos “naturales”, ni “tecnológicos”,  ni “artesanos”…